Prevengamos el Suicidio



El suicidio es una realidad que en algunos contextos y sociedades es un tema tabú del que muchos no quieren hablar, pues, les enfrenta a una realidad dolorosa que provoca sentimientos de culpa en los supervivientes. La Organización Mundial de la Salud, define el suicidio como el acto de quitarse la vida de manera intencional y premeditada; mientras que, la conducta suicida se refiere a todo intento que no causa la muerte, ya sean ideaciones suicidas, amenazas o autolesiones. (Secretaria seccional de salud y protección de salud de Antioquía, 2017, p. 8)


La conducta suicida es algo muy complejo que no puede ser explicado por una causa única sino debido a múltiples factores. De acuerdo a Forensis (2008), indistintamente de la edad, ya sean adultos, jóvenes, adolescentes e incluso los niños se encuentran expuestos a comportamientos autolíticos, cuando se presentan factores socio-culturales, biopsicosociales, ambientales y condiciones económicas desfavorables que causan un impacto emocional y disminuyen la capacidad de la persona de hacerle frente a las adversidades. (p.702)


Para prevenir el suicidio se hace necesario identificar a las personas con conductas de riesgo de suicido para darles atención y seguimiento. Algunas de las señales que pueden indicarnos que una persona está en riesgo de suicidio son:


  • Regala sus pertenencias más preciadas y pone en orden sus asuntos personales.

  • Visita a su familia y amigos para despedirse.

  • Expresa sentimientos de desesperanza e inutilidad.

  • Manifiesta su deseo de morir con frases como: “no vale la pena vivir”, “Para vivir así, lo mejor sería estar muerto”.


Se debe prestar atención a estas señales, ya que pueden alertarnos de un posible desajuste emocional y sufrimiento asociado a insatisfacciones o dificultades en la situación de vida actual, donde la persona puede estar pasando por abusos, tratos degradantes pérdidas de la satisfacción vital y puede estar considerando el suicidio como una forma de terminar con los conflictos y solucionar sus problemas.


Si eres una persona que estás teniendo ideación suicida queremos decirte que no estás solo y que tu vida es valiosa. Permite que te ayuden y busca la compañía de alguna persona con la que te sientas a gusto, un amigo, un familiar o un psicólogo y cuéntale sobre tus pensamientos de suicidio. Piensa en las cosas que te han ayudado en los momentos difíciles y en tus razones para vivir (familia, amigos, mascota, tus proyectos futuros), permanece acompañado cuando te surjan los pensamientos de suicidio e intenta mantenerte activo y ocupado. Ten presente que estos pensamientos, generalmente están relacionados con situaciones que tienen solución y aunque en el momento no lo parezca, la desesperanza, el dolor y el sufrimiento son estados temporales mientras que el suicidio termina con la vida de manera permanente. Elige vivir.


INFOGRAFÍA

Secretaria seccional de salud y protección social de Antioquía. Gobernación de Antioquía.

(2017). Prevención del suicidio: Un imperativo global, Toma un minuto salvar una vida. Boletín información para la acción. Julio. 1-18. Obtenido de https://www.dssa.gov.co/images/BIA_Intento_Suicidio_31Julio2017.pdf


Andrade Salazar, J. (2012). Aspectos psicosociales del comportamiento suicida en adolescentes. Revista Electrónica de Psicología Iztalaca, Vol. 15(2), 1-35. Obtenido de http://www.iztacala.unam.mx/carreras/psicologia/psiclin/


Mansilla Izquierdo, F. Suicidio y Prevención.

Obtenido de: http://www.psicodoc.org/edoc/E-531.pdf



Por. Mgtr. Itza Romero

Psicóloga Clínica



¿Este artículo ha sido valioso para ti?

Regístrate aquí

y recibe más artículos como éste

en tu buzón de correo electrónico.


2 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo