Cristo para Todas Las Naciones   /  Ciudad de Panamá  . Tel: (507) 260-3464  .  cptlnpanama@gmail.com    
Un ministerio de La Hora Luterana   /   2019  Todos los Derechos Reservados 
  • Instagram
  • Facebook
  • Twitter
  • Blog
  • Vimeo
  • YouTube
  • Issuu
  • SoundCloud

Pilares del Autoestima

Autoestima es lo que yo soy, lo que yo siento y pienso de mí, la manera de verme, de quererme, de expresarme, de relacionarme con el mundo. Es lo que hago, mi estilo de vida, mi manera de comer, de sentir, de trabajar, de tratarme y de tratar a mi pareja, a mis hijos, a mis jefes y a los que viven a mi alrededor.



Autoestima es valorarme y valorar, reconocerme y reconocer que merezco ser tomado en cuenta. Autoestima es mi verdad, sin pantallas, sin pretender ni tener la más remota posibilidad de ser alguien diferente, con derechos y responsabilidades, posibilidades y limitaciones, virtudes y defectos, aciertos y equivocaciones.


Todos los seres humanos necesitamos sentirnos apreciados y valorados, pero el valor que nosotros  mismos nos damos es clave en nuestra realización personal y la forma en que me relaciono con los demás.


Hay tres necesidades emocionales básicas que son comunes a todo el mundo:


El sentirse aceptado. El pilar fundamental de una opinión saludable de la propia persona es sentirse aceptado o amado: la sensación de seguridad que uno experimenta cuando otra gente nos reconoce, cuando uno se siente parte de una relación, amado al menos por otro individuo. Es saber que alguien “se interesa realmente por mí”. Me siento aceptado cuando conozco que alguien me ama incondicionalmente tal como soy.


El sentimiento del valor personal. El sentirse aceptado produce una sensación de valor personal, de ser aceptable para uno mismo. Si los demás te aceptan, será más probable que tú te aceptes. El ser aceptado tiene que ver con un sentido de seguridad, el valor personal se refiere a sentirse interiormente completo, a estar contento con uno mismo, y pensar: “me agrada mi persona; me respeto; no me avergüenzo de cómo me trato a mí mismo”. Es una sensación de estar bien, limpio, correctamente y como es debido; y sentir que valgo la pena, o soy digno de la aceptación de otras personas: que merezco ser amado.


El sentido de competencia. El tercer pilar de nuestro concepto de nosotros mismos es un sentimiento interior de competencia. La actitud confiada de los individuos que tienen una opinión saludable de su propia persona, cuando se enfrentan a una nueva tarea, es ¡”Puedo hacerlo”! Esta perspectiva optimista les infunde esperanza y valor; perspectiva que está íntimamente relacionada con su éxito en resolver problemas pasados. Son personas que se enfrentan a cada nuevo día sin miedo, tienen alegría y entusiasmo por las oportunidades que les esperan.


Estas necesidades parecen ser fundamentales en toda personalidad, y sirven como tres pilares alrededor de los cuales se estructura la información que recibimos desde la niñez y se desarrolla nuestro concepto de nosotros. Dichos pilares – el sentimiento de ser aceptados, de valor personal y de suficiencia – son los soportes sobre los cuales descansa un concepto saludable de uno mismo. Si alguno de ellos está subdesarrollado o dañado, la opinión entera que se tenga de la propia persona será desequilibrada o inestable.


Entonces, estamos claros en que el manejo del autoconcepto y su variación influyen en el cambio de conducta de una persona. No debe uno identificarse con un autoconcepto que sea limitante y produzca malestar o sea negativo. No debe vivir tratando de sostener una autoimagen, a no ser la que realmente es. Ello traerá estados de ansiedad, angustia, depresión y hasta desesperación.


Precisamos reconocer a Dios como la razón de nuestra vida; sólo así podemos entender quienes somos realmente. En vez de buscar la paz en Él, la buscamos en nosotros mismos o en los bienes materiales que tenemos o quisiéramos tener. Todos sabemos que las cosas materiales se acaban y desaparecen y que dentro de nosotros siempre existe un vacío que solos, no podemos llenar. Así que, tal vez sea buena la oportunidad para reflexionar en que somos realmente personas tan valiosas que Dios entregó a Su Hijo único por nosotros y que constantemente está dispuesto a ofrecernos paz y fortaleza con Su guía a través de Su Palabra y de la oración.


Extracto del folleto Cómo mejorar tu autoestima / Cristo Para Todas Las Naciones

Cada semana recibe un Tema sobre la Vida, en tu buzón.

SUSCRÍBETE AQUÍ