El Valor de la Biblia en mi vida



El Internet, los periódicos y otros medios de comunicación nos muestran a diario atrocidades de todo tipo.  Nos llegan cada día noticias sobre países devastados por la guerra, bombas detonadas en edificios, aviones o coches acaban con la vida de miles de personas inocentes en diversos lugares del mundo.


Con un panorama como éste, podríamos llegar a pensar que nuestras vidas personales son más problemáticas y estresantes de lo que nos gustaría. Nuestros hogares se dividen y nuestras vidas son tan agitadas que apenas tenemos tiempo de hablar los unos con los otros. Cuando sacamos tiempo, estamos tan agotados que no disfrutamos totalmente de ese tiempo. 


Sabemos lo que queremos, pero no sabemos cómo lograrlo. ¿Quién nos dirá lo que necesitamos escuchar?


Las instrucciones hacen toda la diferencia


Cuando adquirimos un nuevo aparato electrodoméstico, sea una radio, lavadora o cualquier otro; estos traen incluidos en la caja donde vienen empacados una manual que nos indica paso a paso lo que debemos hacer para que funcionen.  Habrá podido notar que una de las primeras recomendaciones es: “lea el manual, antes de iniciar la instalación”.   Seguramente, usted estará de acuerdo en que la mayoría de las veces no seguimos esa recomendación e iniciamos el proceso de instalación confiando en nuestros propios conocimientos, dando como consecuencia que muchas veces no hagamos las cosas de la manera correcta.


Las instrucciones correctas pueden hacer toda la diferencia. ¡Eso es una gran verdad para la vida, también! Podemos aprender del “manual,” o podemos aprender de errores. A través de las instrucciones que Dios nos dio, podemos evitar siempre las complicaciones, confusiones y eventualmente destrucciones. ¡Muchos de nosotros aprendemos con el método de ensayo y error — y los resultados no son tan placenteros!


Algunas cosas son difíciles, aun para que los cristianos lo entiendan


Los cristianos maduros admitirán que hay algunas cosas que son más difíciles que otras para entender. Aún El Libro habla acerca de las “enseñanzas elementales” y de aquellas cosas que requieren una madurez más desarrollada (Hebreos 6:1). En una carta, el apóstol Pedro dijo que en las cartas del apóstol Pablo hay algunos puntos difíciles de entender (2 Pedro 3:16). ¡Si Pedro, un apóstol que vivió y anduvo con Jesús, admite que El Libro contiene algunas cosas difíciles, debe estar bien para nosotros admitir que quedamos perplejos de vez en cuando, también!


Es también bueno saber que no estamos solos tratando de entender el “Manual” del Señor.  Dios promete mandarnos Su Espíritu a través de Su Palabra para ayudarnos a entender este mensaje especial. ¡El apóstol Pablo lo dijo!


“No les hablé ni les prediqué con palabras sabias y elocuentes sino con demostración del poder del Espíritu,” (1 Corintios 2:4).


Cada vez que usted abre El Libro, Dios está a su lado para ayudarlo a entender y aplicar la verdad a su vida. El Libro predice que algunas cosas acerca de la vida se quedarán como un misterio. En su última predicación a los niños de Israel, Moisés escribió:


“Lo secreto le pertenece al Señor nuestro Dios, pero lo revelado nos pertenece a nosotros y a nuestros hijos para siempre, para que obedezcamos todas las palabras de esta ley.” (Deuteronomio 29:29).


¿Qué hay sobre usted? ¿Está listo para El Libro? Sé que usted ya ha oído algunas cosas acerca de lo que hemos tratado. Probablemente tiene alguna idea acerca de lo que le dirá. Quizá piensa que le va a decir cuán malo es y sobre todas las cosas equivocadas que hace. Bien, la religión verdadera no es sobre ‘lo bueno y lo malo’ o, ‘lo que se debe hacer o no.’ Es sobre el amor de Dios por nosotros y sobre el impacto devastador que tiene el pecado en nuestra vida.”


Si Dios sinceramente nos ama, Él nos dirá qué cosas no debemos hacer porque nos dañan a nosotros mismos. Después de advertir a su joven amigo Timoteo acerca de los problemas y el mal que nos lleva al pecado, el apóstol Pablo insta: Pero tú, permanece firme en lo que has aprendido y de lo cual estás convencido, pues sabes de quiénes lo aprendiste. Desde tu niñez conoces las Sagradas Escrituras, que pueden darte la sabiduría necesaria para la salvación mediante la fe en Cristo Jesús. Toda la Escritura es inspirada por Dios y útil para enseñar, para reprender, para corregir y para instruir en la justicia, a fin de que el siervo de Dios esté enteramente capacitado para toda buena obra. “(2 Timoteo 3:14-17).


¿Ve el punto? El Libro puede plantear restricciones y limitaciones sobre cómo usted quiere vivir, pero sólo porque lo que usted quiere puede ir en contra de cómo usted necesita vivir, cómo usted fue diseñado para vivir — diseñado por un Dios amoroso que quiere que vivamos con Él en la perfección para siempre. 


________________________________________________________________

Crédito: Extracto del folleto When in doubt read the Book, escrito por Rev. Stephen Hower (pastor senior en St. John Church, congregación de Lutheran Church—Missouri Synod, localizada en Ellisville, Missouri), para Lutheran Hour Ministries (LHM) // Copyright © 1995 by Lutheran Hour Ministries / Revised 2013.

Traducido al español por Cristo Para Todas Las Naciones

(subsidiaria de LHM, en Panamá). 

Cristo para Todas Las Naciones   /  Ciudad de Panamá  . Tel: (507) 260-3464  .  cptlnpanama@gmail.com    
Un ministerio de La Hora Luterana   /   2019  Todos los Derechos Reservados 
  • Instagram
  • Facebook
  • Twitter
  • Blog
  • Vimeo
  • YouTube
  • Issuu
  • SoundCloud