Disfrutar de la vida



Un comentario apropiado sobre nuestros tiempos es la historia acerca de una señora que curioseaba en el departamento de juguetes en busca de un regalo de cumpleaños para un niño. El atento dependiente le mostró algunos de los más recientes modelos, especialmente en el ramo de juguetes educativos.

Un artículo le fascinó en particular a la señora. Le tomó al dependiente quince minutos para explicarle cómo funcionaba. “Pero, ¿no es acaso un poquito complicado para un niñito?”, le preguntó la compradora.

“Oh, no señora”, replicó el dependiente. “Se le considera el juguete ideal para ayudar a los niños a amoldarse al mundo en que van a vivir. Como usted verá, no importa cómo se arme, siempre queda mal”.

¿No es un hecho que la vida es como ese juguete? ¿Y parece que se vuelve más y más complicada todos los años? Reflexiona en las expresiones que a menudo usamos de una manera medio burlona para describir nuestra vida.

Lo describimos como: La misma rutina. Procurando sobrevivir o el “carrusel” dando vueltas y vueltas, pero que cuando uno se baja, no ha llegado a ninguna parte. Por lo menos, así nos parece.

En realidad, la vida puede ser desconcertante. Las preocupaciones y los temores se acumulan constantemente y difíciles problemas nos persiguen.


Nuestro modo de vivir se hace cada día más complejo y nuestras necesidades, reales e imaginarias, se han extendido a tal grado que nos encontramos girando en círculos de descontento y frustración que nos dan inseguridad.

Cientos de personas nos gritan desde la TV y la radio, los carteles, las revistas, los periódicos, y los catálogos: ¡Compren, compren! ¡Obtenga esto, lo necesitas, es indispensable que tú tengas nuestro producto: nuestros jabones, lociones, píldoras, autos, ropa, o tú no serás feliz, no serás popular, no irás al compás de los tiempos, no te sentirás seguro.

Querramos o no, nos encontramos creyendo en ellos, especialmente cuando vemos a nuestro vecino comprar esto, obtener aquello, y aparentemente gozándose en ellos.


A pesar de todas las dificultades que la vida nos pueda dar, San Pablo dice que en Cristo seremos "más que vencedores" en todas las cosas. Las cosas que él menciona incluyen vida, muerte, tribulación, angustia, persecución, hambre, desnudez, peligro, cosas actuales y cosas futuras.

En la búsqueda de algo seguro en esta edad turbulenta y confusa, es muy fácil caer en la trampa de seguridad al pensar que no falta nada, al ver todos los programas de seguros, seguro social, cuidado médico, buen crédito, inversiones, y una economía estable y próspera y la tecnología que respalda a todo esto.

Sin embargo, la seguridad que procede de lo interior del hombre está vacía, porque la seguridad que procede del mundo no está llenando las expectativas de las personas.

Pero el Dios de toda esperanza, es el único que te puede ofrecer la seguridad que garantiza la vida. Todo el mensaje de nuestra Biblia es que Cristo es Señor y Conquistador, que del caos produce orden, de la confusión confianza, de la muerte la vida.


_________________________________________________________

Extracto del folleto Disfrutar de la Vida (CPTLN).

Regístrate aquí

y recibe Artículos de tu interés cada semana en tu buzón de correo electrónico.

Cristo para Todas Las Naciones   /  Ciudad de Panamá  . Tel: (507) 260-3464  .  cptlnpanama@gmail.com    
Un ministerio de La Hora Luterana   /   2019  Todos los Derechos Reservados 
  • Instagram
  • Facebook
  • Twitter
  • Blog
  • Vimeo
  • YouTube
  • Issuu
  • SoundCloud