Disfrutando el tiempo con nuestros hijos



Si un padre quiere mostrar amor hacia sus hijos, lo mejor que puede hacer es dedicarles bastante tiempo. El papá que dedica poco tiempo a sus hijos da a entender que no los valora mucho.


Hemos estado viendo que muchos padres están “ausentes” a pesar de estar físicamente presentes en el hogar, porque no llenan las necesidades emocionales de los niños. Esta falla puede ocurrir por varias razones: o el padre no dedica el tiempo adecuado a sus hijos o el padre no sabe cómo satisfacer emocionalmente a sus hijos; quizás ni se dé cuenta de que sus hijos tienen tales necesidades; o quizás el problema es que no tuvo un modelo adecuado de padre.


Si sientes que a veces eres un “padre ausente”, he aquí unas ideas que pueden ayudarte:


  • Ser realista. En lugar de intentar algo rápido difícil, trázate metas alcanzables en la vida. Así te alegrarás al lograr pequeños triunfos y evitarás la tensión en tu hogar.

  • Toma las cosas poco a poco, sin hacer “saltos” requieren demasiado esfuerzo. Empieza con sólo un área de tu vida que necesita cambios. Luego cuando hayas logrado éxito, sigue adelante con otras áreas.

  • No sobrecargues tu horario. Así podrás dedicarte más tiempo a la familia. Aprende a decir “no” a compromisos que reducen el tiempo que dedicas a tus hijos. Ten fuerza de voluntad.

  • Elimina las palabras “tengo que” y “debo” de tu vocabulario. Más bien, organiza tu vida en base a prioridades y metas que puedas alcanzar a corto y largo plazo.

  • Aprende a distinguir entre lo que es importante y lo que no lo es. Como dice el refrán: “evita ahogarte en un vaso de agua.”

  • Descansa unos minutos si te sientes muy tenso o relájate con un pequeño entretenimiento. Estas “pausas “te ayudarán a seguir adelante.

  • Sal de la rutina diaria. Visita un parque, el ambiente de la naturaleza te refrescará. Así no llegarás a tu hogar agobiado por los problemas y las tensiones acumuladas por el trabajo.

  • Al hombre le cuesta hablar de sus frustraciones y de sus angustias con su esposa o con otra persona allegada a él, pero si lo haces te sentirás más tranquilo.

  • Mantén una dieta balanceada y haz ejercicios con regularidad. Un cuerpo saludable podrá enfrentarse mejor a las tensiones.

  • Recuerda que no estás solo, Dios ha prometido acompañarte siempre, dándote tranquilidad y fortaleza en toda situación. Confía siempre en El, quien te dice: “llámame cuando estés angustiado; yo te libraré y tú me honrarás (Salmo 50:15).


Con estas y otras ideas todo padre puede reevaluar sus prioridades y sus actividades en relación con su familia. Recuerde: cuando Dios creó el mundo, apartó un día para descansar, para recobrar fuerzas y para la recreación. Su deseo es que haya un equilibrio en el uso de nuestro tiempo. Dedícale tiempo a la reflexión; la vida es dura y requiere que aprendamos a vivir con sabiduría. Dedica tiempo a Dios; Él es la fuente de toda bendición.


¿Esta guía ha aportado a tu vida? Regístrate aquí

y recibe más artículos como este

en tu buzón de correo electrónico.

10 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo