Cuando tengas dudas...



El Internet, los periódicos y otros medios de comunicación nos muestran a diario atrocidades de todo tipo: niños maltratados, abusados y algunos muertos hasta en manos de sus propios padres. Nos llegan cada día noticias sobre países devastados por la guerra, bombas detonadas en edificios, aviones o coches acaban con la vida de miles de personas inocentes en diversos lugares del mundo.

Con un panorama como éste, podríamos llegar a pensar que nuestras vidas personales son más problemáticas y estresantes de lo que nos gustaría. Nuestros hogares se dividen y nuestras vidas son tan agitadas que apenas tenemos tiempo de hablar los unos con los otros. Cuando sacamos tiempo, estamos tan agotados que no disfrutamos totalmente de ese tiempo.


Sabemos lo que queremos, pero no sabemos cómo lograrlo. ¿Quién nos dirá lo que necesitamos escuchar?


Hace casi 3,000 años, un hombre llamado Isaías escribió estas alentadoras palabras:


¿Acaso no lo sabes?

¿No lo has oído?

El Señor, el Dios eterno,

El Creador del mundo entero,

No se fatiga, ni se cansa;

Su inteligencia es infinita.

Él da fuerzas al cansado

y al débil le aumenta su vigor.

Hasta los jóvenes pueden cansarse y fatigarse,

Hasta los más fuertes llegan a caer,

pero los que confían en el Señor

tendrán siempre nuevas fuerzas;

y podrán volar como las águilas:

podrán correr sin cansarse

y caminar sin fatigarse. (Isaías 40:28-31.)

Dios utilizó a Isaías a compartir el mensaje que Su pueblo necesitaba escuchar.


¿Ante las Dudas, a dónde acudir?

Muchas personas esperan con interés las cosas eternas, pero tienen problemas lidiando con las cosas del ahora. La mayoría está tan ocupada apagando los incendios en sus vidas que no tienen tiempo de escuchar unas palabras de prevención. ¡Prevención es exactamente lo que necesitamos practicar!

¡El SEÑOR, sobre quien Isaías habló, aún tiene cuidado de esos problemas "del ahora" que tienen las personas — ¡Él tiene interés en los suyos!," el Señor Jesús vino para salvarnos de las consecuencias devastadoras de nuestro pasado que pueden arruinar nuestro futuro también.

Nos referimos al impacto devastador del pecado (la fuente raíz de nuestros problemas) en nuestra vida, las cuales pueden llegar a ser un lío y no sin razón. Hemos tratado de vivirla a nuestra manera; tenemos problemas pero a menudo no sabemos lo que está equivocado y a causa de eso no podemos saber si puede ser hecho de forma correcta.


Las instrucciones hacen toda la diferencia

Cuando adquirimos un nuevo aparato electrodoméstico, sea una radio, lavadora o cualquier otro; estos traen incluidos en la caja donde vienen empacados una manual que nos indica paso a paso lo que debemos hacer para que funcionen. Habrá podido notar que una de las primeras recomendaciones es: "lea el manual, antes de iniciar la instalación". Seguramente, usted estará de acuerdo en que la mayoría de las veces no seguimos esa recomendación e iniciamos el proceso de instalación confiando en nuestros propios conocimientos, dando como consecuencia que muchas veces no hagamos las cosas de la manera correcta.


Las instrucciones correctas pueden hacer toda la diferencia. ¡Eso es una gran verdad para la vida, también! Podemos aprender del "manual," o podemos aprender de errores. A través de las instrucciones que Dios nos dio, podemos evitar siempre las complicaciones, confusiones y eventualmente destrucciones. ¡Muchos de nosotros aprendemos con el método de ensayo y error — y los resultados no son tan placenteros!


¡Quizás es tiempo de volver al "Manual del Propietario" para ver cómo estas vidas fueron diseñadas para trabajar! Cuando estés con dudas… LEE LA BIBLIA.


_________________________________________________________


Extracto del folleto original When in Doubt… READ THE BOOK!, autor: Rev. Stephen Hower. Copyright © 1995 by Lutheran Hour Ministries // Revised 2013.

Regístrate aquí

y recibe Artículos de tu interés cada semana en tu buzón de correo electrónico.

Cristo para Todas Las Naciones   /  Ciudad de Panamá  . Tel: (507) 260-3464  .  cptlnpanama@gmail.com    
Un ministerio de La Hora Luterana   /   2019  Todos los Derechos Reservados 
  • Instagram
  • Facebook
  • Twitter
  • Blog
  • Vimeo
  • YouTube
  • Issuu
  • SoundCloud