Busquemos a Dios, siempre



¿Quién de nosotros no pasó alguna vez por situaciones muy difíciles cuando menos esperaba? La verdad es que cuando todo está bien en nuestra vida material, en la familia y en el trabajo, somos indiferentes, e incluso caminamos alejados de Dios y de la vida de fe. También es muy común que busquemos a Dios solamente en el momento en que algo de malo sucede y mueve nuestras bases materiales o pone nuestro futuro en peligro. Son oportunas y consoladoras las palabras de Jesús: “Os digo todo esto para que encontréis paz en vuestra unión conmigo. En el mundo habréis de sufrir, pero tened valor, yo he vencido al mundo” (Juan 16:33). También las palabras del Salmo 50: “Llámame cuando estés angustiado; yo te libraré, y tú me honrarás” son de mucho consuelo. Amparémonos en Jesús quien venció el pecado, la muerte y al mismo diablo en nuestro lugar, trayéndonos el perdón, vida y salvación.


Oremos: Amado Salvador, danos fuerzas para superar los momentos difíciles de nuestra vida y para que podamos ayudar al próximo en sus dificultades. Amén.


Lectura: “Os digo todo esto para que encontréis paz en vuestra unión conmigo. En el mundo habréis de sufrir, pero tened valor, yo he vencido al mundo” (Juan 16:33).


¿Encontraste una voz de aliento en este mensaje?

Regístrate aquí

y empieza a recibir cada semana en tu buzón de correo electrónico

o descarga la App Mensajes de Esperanza en Google Play o App Store.

6 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo