Un tiempo tranquilo



Cuando se fueron de allí, pasaron por Galilea. Pero Jesús no quería que nadie lo supiera, porque estaba enseñando a sus discípulos. Les decía: «El Hijo del Hombre será entregado a los poderes de este mundo, y lo matarán. Pero, después de muerto, al tercer día resucitará.» Ellos no entendieron lo que Jesús quiso decir con esto, pero tuvieron miedo de preguntárselo. Marcos 9: 30-32



Este es uno de esos momentos en la vida de Jesús que no recibe mucha atención, ni en las películas ni en los libros de historias. Es fácil ver por qué. Jesús está tratando de mantenerse incógnito, para que no lo acaparen miles de personas buscando sanidad y ayuda. Él quiere concentrarse en lo que está enseñándoles a sus discípulos porque es una lección difícil: "El Hijo del Hombre será entregado a los poderes de este mundo, y lo matarán. Pero, después de muerto, al tercer día resucitará".


Me pregunto si ese fue un momento frustrante para los discípulos. Ellos estaban acostumbrados a ver milagros casi a diario. Estaban acostumbrados a parábolas desafiantes y discusiones estimulantes. ¡Incluso hasta los enemigos de Jesús le añadían emoción a sus días con Jesús!


Pero en ese momento, no. En ese momento había secretos, y la enseñanza y sombra de la cruz.


Pero, sin embargo, ese momento era absolutamente necesario para ellos. En unos pocos meses ellos llevarían el Evangelio de Jesús hasta los confines de la tierra. Verían a Jesús soportar la cruz, morir y resucitar de entre los muertos. Y finalmente comenzarían a comprender completamente la razón por la cual Jesús vino, y los maravillosos dones de perdón, gozo y vida eterna que ganó para nosotros. Pero nada de esto sucedería sin la enseñanza de ese día. Primero necesitaban ese momento de tranquilidad con Jesús.


Quizá tú estás experimentando un momento de tranquilidad en tu vida. Puede que te sientas aburrido y anheles un cambio. O puede que estés experimentando una dificultad interminable: todo te parece demasiado difícil y no sabes por qué, y ya quieres que acabe todo esto y pasar a una nueva etapa de tu vida. A mí me ha pasado y creo que a ti también.


Pero es durante esos momentos tranquilos que Dios continúa obrando en nuestras vidas, ayudándonos a crecer en Él, fortaleciendo nuestra fe y ayudándonos a madurar como cristianos. Puede parecer que no pasa nada, pero luego vemos el fruto de ese momento, muchos años después.


Cualquier momento, ya sea emocionante o tranquilo, vale la pena, si estamos con Jesús.


ORACIÓN: Señor, por favor acércame a ti y ayúdame a aprender de ti. Amén.


Para reflexionar:


* ¿Estás pasando un momento tranquilo o emocionante en tu vida? ¿Por qué?

* ¿Qué momentos de tranquilidad tuvo Jesús en su vida? ¿Por qué crees que Dios permitió que esos tiempos fueran tan tranquilos?


Dra. Kari Vo



© Copyright 2021 Cristo Para Todas Las Naciones


¿Esta reflexión ha hablado a tu corazón?


Regístrate aquí


y recibe más reflexiones como ésta cada semana

en tu buzón de correo electrónico.

3 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo