top of page

Tengo un Salvador



Así que, hermanos, yo les ruego, por las misericordias de Dios, que se presenten ustedes mismos como un sacrificio vivo, santo y agradable a Dios. ¡Así es como se debe adorar a Dios! Y no adopten las costumbres de este mundo, sino transfórmense por medio de la renovación de su mente, para que comprueben cuál es la voluntad de Dios, lo que es bueno, agradable y perfecto

(Romanos 12:1-2)


¿Qué significa para ti presentarte como un "sacrificio vivo"? Mi mente enseguida se imagina a un corderito inocente gritando desesperadamente en las llamas de un altar, siendo sacrificado vivo, con una muerte lenta y dolorosa. Pero eso no es lo que este pasaje quiere decir, sino que nuestras vidas deben ser al cien por ciento santas y perfectas. En esencia, se trata de ofrecer cada parte de nuestro ser, acciones, pensamientos y emociones de manera perfecta, como un regalo a Dios.


El problema es que, por más que tengamos la buena intención de ser santos, no podemos serlo. Pero aquí nos llega la buena noticia: tenemos un Salvador. Jesús fue ese "cordero" inocente sacrificado vivo en las llamas del altar de la cruz, por ti y por mí. En nuestro bautismo, Cristo nos viste con su santidad y nos presenta como un sacrificio vivo, santo y agradable a Dios. Él nos transforma por medio de la renovación de nuestra mente, para que podamos saber cuál es la voluntad de Dios, lo que es bueno, agradable y perfecto. ¡Así es como se debe adorar a Dios!


Ahora, si bien ya tenemos la santidad de Cristo, la plenitud de su santidad no estará completa en nosotros hasta que nuestros cuerpos sean glorificados. Aún somos humanos. No somos perfectos. A veces nuestras acciones no van a estar alineadas con nuestros valores y creencias. Porque mientras estamos en la tierra, aún estamos en proceso de cambio y crecimiento. Vamos a fallar. Pero no debemos desanimarnos por esas imperfecciones, sino usarlas para recordar que todavía necesitamos un Salvador. ¡Y lo tenemos!


Jesús, te ruego por las misericordias de Dios que me ayudes a presentarme como un sacrificio vivo, santo y agradable a Él. Ayúdame a no adoptar las costumbres de este mundo, sino a vivir mi bautismo cada día, para que compruebe cuál es la voluntad de Dios, lo que es bueno, agradable y perfecto. Gracias por ser mi Salvador por siempre. Amén.


Para reflexionar:


* ¿Cómo te hace sentir saber que el sacrificio de Jesús te viste de su santidad y te empodera para vivir de manera transformada?


* ¿Cómo puedes usar tus imperfecciones y fallas como recordatorios de tu necesidad constante de un Salvador y seguir creciendo en tu relación con Dios?


Diaconisa Noemí Guerra


 

© Copyright 2023 Cristo Para Todas Las Naciones

 

¿Esta reflexión ha hablado a tu corazón?



y recibe más reflexiones como ésta cada semana

en tu buzón de correo electrónico.


0 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page