Recordando


Imagen de www.LumoProject.com

Reflexión de Adviento


Pero María guardaba todo esto en su corazón, y meditaba acerca de ello. Al volver los pastores, iban alabando y glorificando a Dios por todo lo que habían visto y oído, pues todo había sucedido tal y como se les había dicho. (Lucas 2:19-20).


En mi habitación tengo una caja donde guardo algunos tesoros: los dientes de leche de mi hijo, su primer boletín de calificaciones, el anillo de la abuela, la bandera de naturalización de mi esposo. De vez en cuando miro estas cosas y recuerdo. Es una forma de conectarme con las personas que amo.


Para María debe haber sido más difícil guardar recuerdos físicos del nacimiento de Jesús. Pero ella guardaba los recuerdos en su corazón y pensaba en ellos a menudo. Ellos la mantuvieron conectada con las grandes obras del pasado de Dios, tanto durante la dura vida como refugiados en Egipto, como luego, durante los años tranquilos en Nazaret. Ella recordaba lo que Dios había hecho y esperaba con ansias lo que haría en el futuro.


Quienes creemos en Jesús hoy, recordamos y atesoramos el nacimiento de Jesús, su vida entre nosotros sirviendo a los pobres y quebrantados, su sufrimiento y muerte en una cruz para rescatarnos del poder del mal y su resurrección de la muerte que nos garantiza nuestra resurrección.


Nuestro Dios es un Dios que vale la pena recordar y del cual vale la pena atesorar todo lo que sabemos de él. Ahora no lo vemos cara a cara, pero podemos verlo a través de los tesoros que él nos ha dejado: sus promesas, la historia del evangelio, el Bautismo, la Cena del Señor. El Espíritu Santo obrará en nuestros corazones para mantenernos confiando en Jesús hasta que lo veamos nuevamente.


Señor, ayúdame a recordarte y a pensar en ti con amor. Amén.


Para reflexionar

  1. ¿Usas algún objeto para recordar a alguien que amas?

  2. ¿Qué haces cuando quieres estar cerca de alguien que amas y que vive lejos?

  3. ¿Qué recuerdos tiene Jesús de ti?


© Copyright 2020 Cristo Para Todas Las Naciones

Regístrate aquí y recibe el devocional Alimento para el Alma, cada semana en tu buzón de correo electrónico.


5 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo