Obra de Dios



Estoy persuadido de que el que comenzó en ustedes la buena obra, la perfeccionará hasta el día de Jesucristo. Filipenses 1:6

Es muy interesante ver trabajar a un maestro alfarero, especialmente si puedes seguir el proceso para hacer un tazón. Primero prepara la arcilla: la humedece, la golpea, la corta y la amasa una y otra vez. Este proceso a menudo requiere varias horas durante dos o tres días.

Cuando la arcilla está lista, el alfarero la coloca en una rueda que gira, a la vez que va presionando sobre ella para que emerja la forma que quiere. Empuja, tira, corta y talla, hasta que la forma que tiene en mente se hace realidad.

Luego lo deja en un estante durante unos días para que se seque antes de hornearlo.

Después de la primera cocción, el alfarero aplica esmalte. El esmalte es una arcilla muy fina con productos químicos que cambian en hermosos colores a medida que se van derritiendo. En este punto, la pieza todavía se ve como un barro cuidadosamente formado y endurecido. El horneado final calienta el tazón a más de 2,000 grados Fahrenheit. Esto hace que el recipiente sea muy duro y duradero, a la vez que revela los colores y diseños que el alfarero ha aplicado a la superficie.

Solo después de que la arcilla ha sido batida, moldeada, estirada y horneada podemos ver la belleza que estaba en la mente del alfarero desde el principio.

Esto nos lleva al punto de esta devoción: el Dios Trino es el Maestro Alfarero de tu vida. Él tiene grandes esperanzas y planes para ti. Puede que no te guste la forma en que obra en ti, pero su moldeado a través de las circunstancias de la vida es parte del proceso que utiliza para convertirte en lo que desea.

Es por eso que Él, con la paciencia de un alfarero, seguirá obrando, perdonándote y entrenándote durante toda tu vida. A veces puede subir la temperatura o darte momentos de descanso y paz, pero todo es parte de su gran diseño para ti. Él hará lo que sea necesario para tu bien mayor.

El punto más importante para recordar es este: Dios te ama y en sus manos estás siendo moldeado para su buen propósito.

ORACIÓN: Padre Celestial, Maestro Alfarero, derríteme, moldéame, lléname, úsame. Esto lo pido con confianza en el nombre del Salvador cuya vida, muerte y resurrección me han hecho tuyo. Amén.

Sosana Yousef, voluntaria de LHM en el Medio Oriente.


Para reflexionar:

1-¿Qué significa para ti que Dios llevará a cabo una buena obra cuando Jesús regrese?

2-¿Puedes ver cómo Dios te ha moldeado a través del tiempo?

© Copyright 2020 Cristo Para Todas Las Naciones

Regístrate aquí y recibe el devocional Alimento para el Alma, cada semana en tu buzón de correo electrónico.


Cristo para Todas Las Naciones   /  Ciudad de Panamá  . Tel: (507) 260-3464  .  cptlnpanama@gmail.com    
Un ministerio de La Hora Luterana   /   2019  Todos los Derechos Reservados 
  • Instagram
  • Facebook
  • Twitter
  • Blog
  • Vimeo
  • YouTube
  • Issuu
  • SoundCloud