Los frutos o el hacha



También les dijo esta parábola: «Un hombre había plantado una higuera en su viña, y cuando fue a buscar higos en ella no encontró ninguno. Entonces le dijo al viñador: "Hace tres años que vengo a buscar higos en esta higuera, y nunca encuentro uno solo. ¡Córtala, para que no se desaproveche también la tierra!" Pero el viñador le dijo: "Señor, déjala todavía un año más, hasta que yo le afloje la tierra y la abone. Si da fruto, qué bueno. Y si no, córtala entonces."» Lucas 13:6-9



Hay vidas que bien pueden compararse a esta higuera. Vidas muchas veces enfocadas en perseguir fines mezquinos, egoístas. Personas que ignoran que Dios los ha puesto para dar frutos de amor, de justicia, de misericordia. Que no reconocen que para ello fueron plantados en la viña. Fueron bautizados. Pasaron por ciertos ritos. Se cuentan entre los cristianos. Pero...


Quien no da los frutos esperados, está en falta. Desaprovecha la tierra. Es un estorbo y también un mal ejemplo. Para Dios no da lo mismo. ¿A ti te da lo mismo? ¿Te has puesto a pensar en el propósito por el cual Dios te ha puesto en el mundo? ¿Qué espera Dios de ti? ¿Hay algo que deberías cambiar? ¿Qué lo impide?


Los frutos o el hacha. ¿Qué sucede cuando los frutos no llegan? ¿Hasta cuándo se extenderá la paciencia de Aquel que tiene el derecho de pedirnos cuentas? La higuera puede ser Israel, puede ser la iglesia. Puedes ser tú o puedo ser yo.


Jesús es el viñador que intercede ante el Dueño de la viña. Él pide tiempo para trabajar en nuestras vidas, para remover el suelo, abonarlo, para evitar que el hacha dé su golpe letal. El Dueño tampoco quiere nuestra destrucción. Por eso nos concede un tiempo de gracia. Su paciencia es una oportunidad de oro. Esta cuaresma puede ser ese tiempo. Presta atención al cariño que el viñador tiene por ti.


Querido Jesús: Gracias por tu santa paciencia. Renueva mi ser. Remueve de mi vida todo lo que impide que dé frutos. Amén


Para reflexionar:


* ¿Qué frutos supones Dios espera que produzcas en tu vida?

* ¿Cómo sabes que eres parte de su viña, la iglesia?

* ¿Qué cosas te alejan del propósito de Dios para tu vida?



Rev. Antonio Schimpf



 

© Copyright 2022 Cristo Para Todas Las Naciones

 

¿Esta reflexión ha hablado a tu corazón?

Regístrate aquí

y recibe más reflexiones como ésta cada semana

en tu buzón de correo electrónico.

10 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo