top of page

Gratitud y amor

»No codiciarás la casa de tu prójimo, no codiciarás la mujer de tu prójimo, ni su siervo, ni su criada, ni su buey, ni su asno, ni cosa alguna de tu prójimo»

(Éxodo 20:17)


A través de varios devocionales hemos estado explorando los Diez Mandamientos, algo que los cristianos por siglos han usado como resumen básico para enseñar la fe y la vida cristiana. Porque si bien la salvación no depende de cumplir la ley, los Diez Mandamientos siguen siendo relevantes todavía hoy, ya que revelan la voluntad amorosa de Dios y nos guían a confiar en Él y amar a los demás. Por lo tanto, si bien solo Jesús pudo cumplirlos perfectamente, nos esforzamos por obedecerlos como muestra de gratitud por la salvación que él nos ganó.


El Noveno Mandamiento, "No codiciarás la casa de tu prójimo", significa que no debemos desear tener lo que otros tienen, sino ayudarlos a cuidar lo suyo. El Décimo Mandamiento, por su parte, dice: "No codiciarás la mujer de tu prójimo, ni a su siervo ni a su criada, ni su buey ni su asno, ni nada que le pertenezca a tu prójimo", y significa que no debemos desear las cosas de otras personas, como sus amigos o familia, sino animarlos a que les sigan siendo leales.


Estos dos mandamientos se centran en las intenciones, a diferencia de los anteriores, que se centraban en las acciones. Es que Dios quiere que estemos satisfechos y agradecidos por las cosas que tenemos, reconociendo las bendiciones que él nos otorga tanto a nosotros como a los demás.


Así que, cultivemos la satisfacción y la gratitud hacia Dios por lo que él nos da, evitando caer en la codicia, que puede dañar nuestras relaciones y alejarnos de los principios de amor y generosidad que Dios nos enseña.


Aunque no determinan nuestra salvación, los Diez Mandamientos nos guían para amar a Dios y a los demás y nos ofrecen un camino mejor para vivir una vida plena y virtuosa, centrada en el amor y la gratitud hacia Dios y los demás.


Padre nuestro, te agradecemos por tu guía. Ayúdanos a vivir con gratitud y a obedecer tus mandatos amándote, y amando a los demás. Amén.


Para reflexionar:


* ¿De qué manera impacta tu vida el sacrificio de Jesús?


* ¿En qué aspectos de tu vida diaria reflejas tu gratitud por la salvación que Cristo te ha dado?


Diaconisa Noemí Guerra

 

© Copyright 2024 Cristo Para Todas Las Naciones



¿Esta reflexión ha hablado a tu corazón?

y recibe más reflexiones como ésta cada semana

en tu buzón de correo electrónico.

1 visualización0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

コメント


bottom of page