top of page

¿Es Dios abusivo?


Después de eso volveré a mi santo lugar, hasta que ellos reconozcan su pecado y busquen mi rostro. Porque en su angustia me buscarán... ¡Vengan, volvamos nuestros ojos al Señor! Ciertamente él nos arrebató, pero nos sanará; nos hirió, pero vendará nuestras heridas; Después de dos días nos dará vida, y al tercer día nos resucitará para que vivamos en su presencia.

(Oseas 5:15-6:2).

Este pasaje de Oseas da miedo. ¡Mira el lenguaje! ¿Qué es eso de que Dios arrebata y hiere, pero la gente va a volver a Él? Suena como cuando alguien regresa con un cónyuge que lo golpea. ¿Acaso Dios es abusivo? ¿Por qué causa dolor? Tal vez podamos encontrar algunas respuestas si pensamos en nuestras propias experiencias con la atención médica. Todos sabemos que hay momentos en que la única forma de sanar físicamente es pasar por el sufrimiento. Si nos dislocamos un hombro, aceptamos el dolor que surge cuando el médico lo vuelve a colocar en el lugar correcto. Es la única manera de sanar. Si tenemos apendicitis, aceptamos la cirugía y el dolor que la acompaña porque sabemos que nos salvará la vida. A nadie le gusta el dolor, pero lo aceptamos cuando es necesario para sanar. Si miramos lo que Dios está haciendo desde esa perspectiva, podemos notar la diferencia entre sus acciones y el abuso. Las personas abusivas causan dolor sin una buena razón. Hieren a otros, pero no resulta nada bueno de ello, solo años de sufrimiento y tristeza. Pero Dios nunca causa dolor cuando puede evitarlo. Como dice la Biblia en Lamentaciones 3 versículo 33: "No es la voluntad de Dios afligirnos ni entristecernos". Es cierto que las personas que han sufrido abusos a menudo tienen miedo de Dios. Esto es natural y Dios no nos culpa por ello. Pero Dios quiere que sepamos que Él no es así. ¿Cómo lo sabemos? Porque Dios mismo vino a caminar en esta tierra en la persona de Jesucristo. En Jesús vemos paciencia, mansedumbre y misericordia. Vemos a un hombre que está más que feliz de sostener bebés, hablar con mujeres extranjeras y consolar a las personas que están de duelo. Vemos a un Hombre que tiene una paciencia infinita con sus discípulos, incluso cuando se equivocan una y otra vez. Vemos a un Dios que elige dar su propia vida en una terrible muerte en una cruz, para poder traernos de vuelta a Él, vivos como Él está vivo, ahora sanados en cuerpo y alma, como hijos gozosos de Dios. En este mundo quebrantado hay mucho dolor, pero Dios se ha asegurado de que lo peor caiga sobre Él. Isaías 53 versículo 5 nos recuerda: "Y por su llaga seremos sanados" (Isaías 53:5b). Querido Señor, enséñame a ver tu amor y misericordia y a conocerte como eres. Amén. Para reflexionar:

* ¿Por qué crees que Dios a veces "arrebata y hiere"? * ¿De qué maneras te muestra Dios su misericordia, amor y paciencia en tu vida? Dra. Kari Vo


________________________________________________________________________________


© Copyright 2023 Cristo Para Todas Las Naciones


________________________________________________________________________________



¿Esta reflexión ha hablado a tu corazón?


y recibe más reflexiones como ésta cada semana

en tu buzón de correo electrónico.

20 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page