top of page

Dios sana las orejas que has cortado


Cuando los que estaban con él se dieron cuenta de lo que pasaba, le dijeron: «Señor, ¿echamos mano a la espada?» Uno de ellos hirió a un siervo del sumo sacerdote, y le cortó la oreja derecha. Pero Jesús les dijo: «¡Basta! ¡Déjenlos!» Tocó entonces la oreja de aquel hombre, y lo sanó

(Lucas 22:49-51)


Judas había entregado a Jesús con un beso. Los discípulos se dieron cuenta que querían arrestar a Jesús y quisieron defenderlo. Le preguntaron: «Señor, ¿echamos mano a la espada?» y en vez de esperar que Jesús les respondiera, uno de ellos, uno impulsivo como yo, usó su propio razonamiento humano para resolver la situación, tratando de evitar la voluntad de Dios en la vida de Jesús y para la humanidad. ¡Le cortó la oreja a un hombre! (Yo pienso que trató de cortarle más que solo la oreja, pero falló).


Al leer estos versículos, miles de preguntas me inundan el corazón, como: ¿estoy preguntándole al Señor qué debo hacer cuando me enfrento a situaciones difíciles?, ¿estoy esperando su respuesta ANTES de actuar?, ¿me detengo cuando él me dice "BASTA"? Y la pregunta que más me atormenta es: ¿cuántas orejas he cortado en mi vida?, ¿a cuántas personas he herido por ser impulsiva y usar mi razonamiento humano para resolver mis situaciones? No puedo hacer más que reconocer que he herido a muchas personas, he cortado muchas orejas respondiendo de forma humana.


Entonces el Espíritu Santo me susurra una pregunta más: ¿estás confiando en la gracia abundante e infinita de Dios por medio de Cristo, para sanar las orejas que has cortado? ¿estás confiando es su gracia para perdonarte y sanarte a ti también? ¡Guau!


Padre bueno, gracias por amarme tanto que sanas las orejas que he cortado. Gracias por amarme tanto que enviaste a Jesús para perdonarme y limpiarme de la sangre que he derramado al herir a otros con mi comportamiento. Cámbiame con tu Espíritu. Amén.


Para reflexionar:


* ¿Te es más fácil perdonar a otros o perdonarte a ti mismo (a)?

* ¿Cómo te sientes al recordar que Dios no solamente te perdona por lo que haces, sino que también sana las orejas que has ido cortando?


Diaconisa Noemí Guerra


________________________________________________________________________________


© Copyright 2023 Cristo Para Todas Las Naciones


________________________________________________________________________________



¿Esta reflexión ha hablado a tu corazón?


y recibe más reflexiones como ésta cada semana

en tu buzón de correo electrónico.

13 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page