Fiel



Cuando el Señor decidió llevarse a Elías, se lo llevó al cielo en medio de un torbellino. En ese momento, Elías venía de Gilgal con Eliseo, y alcanzó a decirle: «Dios me está enviando a Betel. Tú quédate aquí.» Pero Eliseo le respondió: «Juro por el Señor y por tu vida, que no te voy a dejar.» Así que los dos se fueron a Betel. Pero en el camino se encontraron con los profetas de Betel, y éstos le preguntaron a Eliseo: «¿Ya sabes que hoy el Señor va a quitarte a tu maestro?» Eliseo les respondió: «Sí, ya lo sé, pero ustedes no digan nada.» Entonces Elías le volvió a decir: «Eliseo, quédate aquí, porque el Señor me está enviando a Jericó.» Pero Eliseo le respondió: «Juro por el Señor y por tu vida, que no te voy a dejar.» Y los dos se fueron a Jericó. En el camino se encontraron con los profetas de Jericó, y le preguntaron a Eliseo: «¿Ya sabes que hoy el Señor te va a quitar a tu maestro?» Eliseo les respondió: «Sí, ya lo sé, pero ustedes no digan nada.» Luego, Elías dijo: «Te ruego que te quedes aquí, porque el Señor me ha enviado al Jordán.» Pero Eliseo respondió: «Juro por el Señor y por tu vida, que no te voy a dejar.» Y los dos se fueron al Jordán. ... Mientras ellos seguían hablando y caminando, apareció un carro envuelto en llamas, con sus caballos de fuego, y los separó. En ese momento, Elías ascendió al cielo en medio de un torbellino. Al ver esto, Eliseo exclamó: «¡Padre mío, padre mío! ¡Tú has sido para Israel su caballería y sus carros de combate!» Y nunca más volvió a verlo. Entonces se rasgó la ropa en dos. 2 Reyes 2:1-6, 11-12



Eliseo era alumno del profeta Elías. Al final de la vida de Elías, ambos sabían que Dios estaba a punto de llevarse a Elías al cielo. Eliseo amaba a su maestro y no quería perderlo, pero no tenía opción. Así que se quedó con él tan fielmente como pudo, siguiéndolo de un lugar a otro hasta el final.


No fue fácil. El mismo Elías trató de que Eliseo se quedara atrás, para evitar las últimas y difíciles etapas de la despedida. Y los estudiantes religiosos locales seguían apareciendo para recordarle a Eliseo exactamente lo que no quería recordar. ¡No me extraña que se pusiera de mal humor!


Pero Eliseo se mantuvo fiel. ¿Por qué? Porque así es el amor: en la medida de lo posible, sigue hasta el final.


Finalmente, Dios se llevó a Elías al cielo y Eliseo tuvo que dejarlo ir. Nosotros también tenemos que dejar ir a los seres queridos que mueren y se van para estar con el Señor. Esos son nuestros límites humanos. No podemos quedarnos para siempre con los que amamos.


Pero Jesús sí puede. Él es el único que puede caminar con nosotros, sus hijos amados, en cada paso de nuestras vidas y más allá. No importa si el camino es largo o si hay obstáculos, si estos provienen de otras personas o incluso de nuestra propia boca. Jesús es fiel y nos ama. No nos dejará seguir solos.


¿Y cuando finalmente llegue el momento de morir? ¡Especialmente entonces no nos dejará solos! Para eso murió en la cruz y resucitó de entre los muertos. Él ya conoce el camino a través de la muerte para volver a la vida y lo recorrerá con nosotros, paso a paso, hasta el día de nuestra resurrección. ¿Por qué? Porque nos ama.


ORACIÓN: Gracias, Señor, por estar conmigo. Amén.


Dra. Kari Vo


Para reflexionar:

  • ¿Por qué crees que Elías trató tanto de que Eliseo no lo acompañara?

  • ¿Te consuela saber que Jesús ya pasó por la muerte? ¿Por qué sí o por qué no?

© Copyright 2021 Cristo Para Todas Las Naciones

Regístrate aquí y recibe el devocional Alimento para el Alma, cada semana en tu buzón de correo electrónico.

5 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
Cristo para Todas Las Naciones   /  Ciudad de Panamá  . Tel: (507) 260-3464  .  cptlnpanama@gmail.com    
Un ministerio de La Hora Luterana   /   2019  Todos los Derechos Reservados 
  • Instagram
  • Facebook
  • Twitter
  • Blog
  • Vimeo
  • YouTube
  • Issuu
  • SoundCloud