top of page

Tentación a bajar los brazos

Actualizado: 10 may



[A Jesús] le era necesario ser semejante a sus hermanos en todo: para que llegara a ser un sumo sacerdote misericordioso y fiel en lo que a Dios se refiere, y expiara los pecados del pueblo. Puesto que él mismo sufrió la tentación, es poderoso para ayudar a los que son tentados

(Hebreos 2:17-18)


Cuando Jesús nació en Belén, la señora que estaba ayudando en el parto le preguntó a José y a María: "¿A quién se parece el niño?" ¿Se imaginan que alguien hubiera lanzado esa pregunta que tantas veces nos gusta hacer a nosotros cuando nace una criatura? ¿A quién se parece? Para esta pregunta hay muchas respuestas, casi todas basadas en nuestra imaginación.


¿A quién se pareció Jesús? El texto de hoy nos dice que Jesús fue semejante a sus hermanos en todo. Los hermanos de Jesús somos nosotros, los elegidos de Dios para ser sus hijos por medio de la fe. Pero la semejanza de Jesús a nosotros no consistió en el color de la piel o del cabello, o en el color de sus ojos o en su risa o en sus gestos.


Jesús fue igual que cualquier ser humano, solo que no fue pecador, entonces cargó sobre sí mismo el pecado nuestro, y pagó por ese pecado en la cruz para que nosotros podamos ser como él. Para lograr nuestra liberación, Jesús tuvo que pasar por tentaciones. El diablo quería que Jesús bajara los brazos y desistiera de morir en lugar de nosotros. Pero Jesús no cedió a las tentaciones malignas. Nunca bajó los brazos.


¿Cuántas tentaciones sufrimos todos los días? ¿Cuántas veces queremos desistir de confiar en Dios, de llevar adelante la vida por nuestra propia cuenta? Jesús sabe de eso, lo vivió en carne propia, y por eso sabe cómo asistirnos. Su brazo infatigable insiste en alcanzarnos, cuidarnos y sostenernos. En su Palabra él nos anima a aferrarnos a él.


Querido Dios, anímanos a confiar en tu cuidado. Amén.


Para reflexionar:


* Jesús nos enseñó a orar: "Líbranos de la tentación" ¿De qué tentaciones necesitas ser liberado?


* Cuando quieres bajar los brazos y desviarte del camino de la fe, ¿dónde buscas ayuda?


Rev. Héctor Hoppe


 

© Copyright 2023 Cristo Para Todas Las Naciones

 

¿Esta reflexión ha hablado a tu corazón?



y recibe más reflexiones como ésta cada semana

en tu buzón de correo electrónico.


4 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page