Sobreviviendo al Cáncer

Actualizado: 12 de dic de 2019

por Karen Merkel


Historia de victoria y esperanza

La historia de una mujer que se enfrentó al cáncer de mama y encontró esperanza en medio de la prueba.

1976 era un buen año para mí. Tenía treinta y tres años de edad, viviendo y trabajando como misionera en La Paz, Bolivia. En noviembre, fui a Dakota del Norte a visitar a mi familia. Alrededor de las 10:30 de una noche, estaba tomando un baño cuando sentí un bulto duro bajo mi brazo, inmóvil, en mi seno. Por temor a lo que el bulto duro podría indicar, salté de la bañera y llamé a una amiga que es enfermera. Ya había hecho una cita con el doctor para otro asunto a la mañana siguiente, y mi amiga me indicó que tenía que decirle al doctor sobre el bulto.


El médico examinó el bulto y luego me enviaron un torbellino de pruebas adicionales. La última visita al médico al final de ese día fue con un cirujano. Me sorprendió cuando me dijo que iba a ser hospitalizada para una biopsia de mama. Si la biopsia demostraba malignidad, iba a hacer una mastectomía radical inmediatamente. (En 1976, si un tumor era maligno, una mastectomía radical se realizaba automáticamente mientras que la mujer estaba aún bajo la anestesia).


Cuando me desperté de la anestesia, el vendaje apretado alrededor de mi pecho me dijo inmediatamente que tenía cáncer de mama y que había perdido un seno. Nadie tuvo que darme la noticia. Esta experiencia aterradora me cambió la vida. Temporalmente perdí mi independencia, mi intimidad, y mi estilo de vida activo, y tuve que enfrentarme a mi propia mortalidad.


He adquirido un gran crecimiento personal y espiritual de mi batalla contra el cáncer. A veces pienso que la experiencia valió un millón de dólares, pero yo no tomaría cinco millones para pasar por esto otra vez. Tener cáncer de mama me forzó a aceptar ajustes en mi estilo de vida. Yo odiaba perder mi independencia. He tenido que ajustarme emocionalmente a los cambios físicos en mi cuerpo. Tuve que renunciar a mi privacidad. Tuve que renunciar a muchas actividades por un tiempo. Tuve que enfrentarme a mi propia mortalidad. Treinta y tres años es una edad difícil para pensar en tu propia muerte. Estaba llena de energía y amaba mi trabajo. De repente, me vi enfrentado no sólo con la posible pérdida de mi trabajo y una parte de mi cuerpo, sino la vida misma.

Una Nueva Vida Normal

Es difícil describir lo que una persona pasa a través de estos momentos. Conforme a que te ajustes a este cambio en tu vida y los efectos que ha tenido en ti, busca una "nueva normalidad", donde puedas vivir tu vida al máximo.


Mi más profundo dolor fue a ver a mi familia y amigos sufriendo, teniendo preocupación y tristeza por mi condición. ¿Cómo podría el cáncer de mama afectar tus relaciones con los demás? Traté de ser fuerte frente a los demás y no dejar que me vieran llorar. Pero la noche de mi primer tratamiento de cobalto, yo estaba tan enferma que tuve miedo de morir, y luego tuve miedo de no morir. Yo la llamo "mi noche de infierno."


Tener cáncer de mama puede asustar a la gente

No es tu responsabilidad hacer que la gente se sienta cómoda a tu alrededor, pero puede ser útil hablar abiertamente de tu cáncer. Después de que hice eso, mucha gente me dijo que les ayudó a sentirse más esperanzada.


Mi relación con Dios

Elegí reemplazar los tres sonidos más terribles: cáncer, cobalto y quimioterapia, con la más poderosa y victoriosa C: Cristo! Mi batalla contra el cáncer se convirtió en la experiencia más superior en mi relación con Dios. Tú también tienes esa opción. Enfermedades como el cáncer son oportunidades para experimentar la fidelidad de Dios.

A veces se necesita una enfermedad para darnos cuenta de que necesitamos a Dios. Dios te creó y Él se preocupa por lo que te está ocurriendo. Él está contigo ahora, y quiere darte la fuerza, el aliento y el amor que necesitas. Él te invita a que le entregues todos sus problemas, incluso el cáncer. “Vengan a mí todos ustedes que están cansados y agobiados, y yo les daré descanso" (Mateo 11:28).


Cuando me diagnosticaron cáncer de mama, me hicieron muchas preguntas y subí a la montaña rusa de emociones que probablemente estás experimentando. En las páginas siguientes, te diré acerca de algunos de los sentimientos que tenía y cómo encontré la esperanza para tratar con ellos. En última instancia, siempre he encontrado la esperanza de saber que el amor de Dios y compasión por mí no se terminan nunca. "El gran amor del SEÑOR nunca se acaba, y su compasión jamás se agota. Cada mañana se renuevan sus bondades; muy grande es su fidelidad!" (Lamentaciones 3:22-23).

Con Jesús en tu corazón, no tienes que afrontar el futuro sola. Él promete estar contigo en cada paso del camino, todos los días. “enseñándoles a obedecer todo lo que les he mandado a ustedes. Y les aseguro que estaré con ustedes siempre, hasta el fin del mundo” Mateo 28:20.


#cáncer #lucha #esperanza

Extracto del folleto "Sobreviviendo al Cáncer de Mama", del original "Surviving Breast Cancer". © Copyright 2000 - Lutheran Hour Ministries.

Cada semana recibe un Tema sobre la Vida, en tu buzón.

SUSCRÍBETE AQUÍ





Cristo para Todas Las Naciones   /  Ciudad de Panamá  . Tel: (507) 260-3464  .  cptlnpanama@gmail.com    
Un ministerio de La Hora Luterana   /   2019  Todos los Derechos Reservados 
  • Instagram
  • Facebook
  • Twitter
  • Blog
  • Vimeo
  • YouTube
  • Issuu
  • SoundCloud