Dios ve el corazón



Cuántas veces sucede que las palabras tiernas, cariñosas y apasionadas parecen irreales o, por lo menos, pasajeras, porque no reflejan verdaderamente los sentimientos del corazón. Así sucede con nuestro amor por Dios, no siempre nuestras palabras piadosas, nuestra alabanza y nuestra gratitud expresan los verdaderos sentimientos del corazón. Pero el corazón, como dice Jesús, tarde o temprano, su contenido será derramado por la boca, como un vaso que reboza (Marcos 7:20-23). Dios ve el corazón. Dios ve el interior, conoce lo más íntimo de nuestros pensamientos. Él sabe si lo amamos o no. Es esto lo que dice el apóstol Pedro, cuando arrepentido derramó su amor a Jesús, con las palabras: “Señor, tú lo sabes todo: tú sabes que te quiero” (Juan 21:17). Solamente en arrepentimiento verdadero podemos agradar a Dios y decir: "Yo te amo, Señor."


Oremos: Amado Padre, no consigo amarte con todo mi corazón. Acéptame, Señor, en Tu amor, porque estoy arrepentido, enséñame a amarte. Amén.


Lectura: “Señor, tú lo sabes todo: tú sabes que te quiero” (Juan 21:17).



 

¿Encontraste una voz de aliento en este mensaje?


Regístrate aquí

y empieza a recibir cada semana en tu buzón de correo electrónico

o descarga la App Mensajes de Esperanza en Google Play o App Store.

12 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo