top of page

¿Cómo enfrentar los problemas?



Tal vez estés confrontando problemas y te sientes sin fuerzas para continuar luchando día a día.  Quizás no llegas a entender el sentido de tantos problemas y de tanta soledad.  A veces ante situaciones así es frecuente que nos encontremos sin palabras, pero te podemos decir: no pierdas la esperanza, el tiempo pasa y muchas veces el consuelo y la comprensión de lo vivido nos alcanzan en su transcurrir. ¿Por qué?  Simplemente porque todo ser humano confronta problemas y el aprender a resolverlos es un sabio aprendizaje.  Tarde o temprano nos veremos ante los problemas.


Para poder resolver nuestros problemas es importante entender cómo y porqué ocurren, y a partir de eso elegir la mejor opción para resolver la situación que lo causó.


Al problema podemos considerarlo como una oportunidad para nuestro crecimiento.  El problema nos puede enseñar muchas cosas, especialmente en aquellas áreas de la vida en las que debemos cambiar, cómo hemos de cambiar el rumbo en la vida y ser fortalecidos por la experiencia de enfrentar esas situaciones.


Recordemos que Dios anhela siempre ayudarnos, nos entrega Su amor, perdón, paz y esperanza. 


Reflexiona tu vida cuando estás enfrentando problemas

Las personas que no saben afrontar los problemas acumulan estrés, por lo tanto debemos realizar las siguientes actividades:


1.   Cuida de ti mismo:

Nuestro estado anímico y nuestra forma física actúan continuamente entre sí.  En realidad, muchos especialistas creen que hay un componente mental o emocional en la mayoría de las dolencias físicas.  Recuerda este consejo: "No se aflijan por nada, sino preséntenselo todo a Dios en oración; pídanle, y denle gracias también" (Filipenses 4:6).


2.   Descansa adecuadamente:

Si queremos evitar vernos agotados, necesitaremos evitar vernos convenientemente cansados.  A veces los problemas nos alejan el sueño y nos quitan el hambre lo que agrava el problema. Tómate unos minutos al día para descansar. 


3.   Toma conciencia del presente:

Mientras permites que tus pensamientos anden vagando por el pasado o el futuro, no te encontrarás realmente en el presente y esta tendencia a estar en algún sitio fuera del presente, crea dificultades. No es posible ni aconsejable, estar todo el tiempo en el presente, pero perfeccionar la capacidad para estarlo durante más tiempo del que normalmente estamos, es una forma eficaz de relajarnos y de renovar energías.


4.   Comunícate con Dios.

Dios quiere oír a sus hijos. Él quiere que le digamos lo que necesitamos, deseamos, esperamos, todo lo que tenemos en mente.  Él oye y contesta todas nuestras oraciones y tiene poder para resolver cada problema que encaremos.


Mucha gente cree tener un problema cuando en realidad "están buscando uno"… algo que les haga sentir que sufren y que no son comprendidos, culpando a los demás de lo que sucede, eximiéndose de su responsabilidad.  Así que lo mejor es controlar las emociones. A veces sentimos tener un problema y éste desaparece cuando cambiamos de estado de ánimo.  Un problema cuando es real, no desaparece aunque nos sintamos muy bien.         


Algo muy importante que debes de tener en cuenta es que a veces somos nosotros los que debemos cambiar y no los problemas. Es necesario controlar las emociones y permanecer sereno.  Recordemos y estemos claros de que tenemos un Buen Pastor que nos guía y su voz se puede oír por encima de todo. 



Extracto del folleto ¿Cómo enfrentar los problemas?, CPTLN.

 


 

y recibe Artículos de tu interés en tu buzón de correo electrónico.

3 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comentarios


bottom of page