Ansiedad y preocupación



¿Estás preocupado con alguna cosa? ¿Algo no está bien? Preocupados, insistimos muchas veces en cargar solos las “pesas” de la vida sin confiar en nuestro todopoderoso Dios. O incluso queremos dividir el peso, como si Él no fuera capaz de cargarlo sin nuestra ayuda. El apóstol Pedro, inspirado por Dios, recomienda: “Dejad todas vuestras preocupaciones a Dios, porque él se preocupa de vosotros.” (1 Pedro 5:7). Tanto tu vida como la mía pueden ser mucho mejor, más livianas y tranquilas. Dirige y expresa tus ansiedades y preocupaciones a Dios. Confiando en Jesucristo podemos tener la certeza de sus cuidados en nuestra vida. Jesús ya cargó la más pesada de las cargas: nuestros pecados. Él es todopoderoso para cargar nuestras preocupaciones y ansiedades. ¡Confía en Él!


Oremos: Señor, aún en medio de mis preocupaciones, sé que estás conmigo, dándome ánimo y aliento a través de Tu Palabra. Ayúdame a sentirme más tranquilo sabiendo que puedo depositar todas mis angustias en ti. Amén.


Lectura: 1 Pedro 5:7.


¿Encontraste una voz de aliento en este mensaje?

Regístrate aquí

y empieza a recibir cada semana en tu buzón de correo electrónico

o descarga la App Mensajes de Esperanza en Google Play o App Store.

6 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo