Árboles y senderos



Por eso los malvados y pecadores no tienen arte ni parte en el juicio ni en las reuniones de los justos. El Señor conoce el camino de los justos, pero la senda de los malos termina mal. Salmo 1: 5-6

Todos hemos visto ya sea personalmente o en reportajes noticieros el espectáculo que es un árbol enorme, arrancado de raíz y tumbado por una tormenta. Aunque exteriormente el árbol parecía sano y firmemente enraizado, interiormente el árbol caído probablemente estaba enfermo, podrido y moribundo. Sus raíces no podían mantenerlo erguido en un suelo saturado de lluvia. Este árbol no pudo resistir los vientos peligrosos y se estrelló contra la tierra, causando daños a alguna propiedad y tal vez incluso la pérdida de vidas. Eso, dice el salmista, es lo que les sucederá a los malvados, a los incrédulos, en el Día del Juicio. No permanecerán de pie. Al contrastar a los justos con los impíos, a los creyentes con los incrédulos, el salmista señala que los impíos, pecadores impenitentes que rechazan la obra salvadora de Cristo, no se encontrarán en "las reuniones de los justos" en el Día Postrero. Aquellos que creen en Cristo Jesús son declarados justos ante Dios en el Día del Juicio. Ahora y en ese gran día, los justos son como árboles plantados junto a corrientes de agua (ver Salmo 1: 3b). No serán condenados, porque están en Cristo Jesús, "arraigados y sobreedificados en él, confirmados en la fe" (Colosenses 2: 7a). "Arraigados y sobreedificados en él": estas palabras describen una vida de fe que crece y prospera en el poder del Espíritu Santo. El Señor Jesús es nuestra Fuente de vida; Él es la Vid verdadera (ver Juan 15: 1). Separados de Jesús, seríamos como árboles que se estrellan contra el suelo en una tormenta. Separados de Él, nos encontraríamos eternamente perdidos "en la senda de los malos". El Señor conoce el camino de los justos porque puso nuestros pies en la senda de la justicia, un camino predicho por el profeta Isaías: "Allí habrá un camino empedrado, que será llamado 'Camino de Santidad' No pasará por allí nada impuro... para que los redimidos puedan transitarlo" (Isaías 35: 8a, 9b). Ese santo camino de la fe se extiende ante nosotros porque Jesús recorrió un camino terrible por nosotros, el camino de la cruz. Arraigados en Cristo Jesús, caminamos por fe mientras andamos por ese camino santo y con destino al cielo. Durante su ministerio terrenal, Jesús puso sus manos sanadoras sobre un ciego, quien primero respondió con una observación inusual: «Veo gente. Parecen árboles que caminan» (Marcos 8: 24b). Jesús volvió a poner sus manos sobre el hombre y su vista fue completamente restaurada. Este salmo presenta a personas que parecen árboles caminando. Arraigados y edificados en Cristo, como árboles plantados junto a corrientes de agua, estaremos en el Día del Juicio. Sin embargo, mientras tanto, estamos en movimiento y vivimos para amar y servir a los demás en el Nombre de Jesús. Somos como árboles que caminan en la senda del Señor. ORACIÓN: Señor Jesús, ayúdame a caminar en amor, como tú caminaste. Amén. Para reflexionar: * ¿De qué formas te mantiene firme tu fe contra las pruebas y tentaciones de la vida? * ¿Cómo te mantienes "arraigado y edificado" en Dios? Dra. Carol Geisler



 

© Copyright 2021 Cristo Para Todas Las Naciones


 

¿Esta reflexión ha hablado a tu corazón?


Regístrate aquí

y recibe más reflexiones como ésta cada semana

en tu buzón de correo electrónico.

7 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo