top of page

Ánimo en medio del dolor



Un amigo mío me dijo que perdió su libro de agenda a mitad de año. El libro mismo no tenía valor. Era solamente un par de pedazos de vinil con papeles llenos de garabatos en lápiz. Aún así, mi amigo estaba perdido. Él no sabía qué citas tenía. Él no podía pautar nada sin tener la sensación de que la fecha podía estar ya ocupada. Él no podía estar seguro de que iba al lugar correcto a la hora indicada. Una nueva agenda no podía reemplazar a la vieja. Él dependía de ese viejo libro con todas sus fechas, lugares y horas para darle una orientación.


Ahora, si unas pocas páginas que podrían ser reemplazadas por menos de $10, pueden ser importantes para alguien, es bien comprensible cuán perdido te sientes, cuando has perdido a una persona de quien dependías para darte dirección, o afecto, o propósito en tu vida.


Hay muchas personas en el mundo, pero nadie puede reemplazar a esa persona que has perdido. En tu situación pueda que hayas perdido el ánimo. Pasas por momentos difíciles tratando de encontrar tu camino. Pero hay ayuda, la ayuda de Dios quien hace posible reanimarte, la ayuda de Jesucristo, El Hijo de Dios, quien te quiere de todo corazón.

A veces, ni te sientes capaz de alcanzar la mano del Señor y Salvador, cuyo corazón tiene un gran lugar para ti, Aquél que has conocido es el Buen Pastor, este gran Pastor de las ovejas. Él está buscando a la gente perdida, y también personas perdidas en sus pesares, para que Él los pueda sostener cerca de Su corazón y traerlos de regreso con los otros que están vagando por el desierto de nuestro mundo. Él quiere ayudarte a encontrar tu camino, para traerte junto con los demás para que así no te quedes solo. Es por eso que Él entra en la soledad en que estás.




Él comparte el pesar contigo


Dios comparte el pesar contigo, para que no estés totalmente solo. Como el Buen Pastor que realmente es, Él te conoce. Él te conoce lo suficientemente bien para saber que tu ser amado está lejos de ti y que ningún grupo o reunión será igual jamás. Jesús sabe cuán solo te sientes aún estando en medio de una multitud, y Él quiere ayudarte para sobrellevar esto. Él quiere ayudarte a volver a la vida, la plena y abundante vida que Él vino a dar. Él quiere ayudarte a que te animes. Él quiere ayudarte a encontrar la forma de seguir viviendo y funcionando, - no como si nada hubiera pasado, porque algo sí te pasó a ti. Tal vez has querido orar, como nunca has orado antes, pero nada te sale. No sabes cómo empezar, no sabes qué decir, no sabes realmente qué necesitas. Esto te deprime y te descorazona aún más, como si ya no estuvieras bastante desanimado.


Quizás has encontrado un hoyo que ahora necesitas llenar. Y tal vez encontraste que nada puede hacer el trabajo, que nadie puede llenar o satisfacerte de la manera como tu ser amado lo hizo, porque nadie te comprende de la manera que esa persona. Tu corazón está roto porque tú ya no puedes cuidar de las necesidades de esa persona.


Sin embargo, hay alguien que está a tu lado para cuidar de tus necesidades. Él está a tu lado para tomar tu corazón roto en Sus manos. Él está contigo para tomarte otra vez y ayudarte a que te sostengas por ti mismo. Él te ayuda a animarte. Él te ayuda a llenar el hoyo en tu vida, para poder hablar de ella, y trabajar en ella. Este alguien es Jesucristo.


Hay una sección bella en el libro de Isaías, con parte que una vez Nuestro Señor, muchos años después citó y los aplicó a sí mismo. Esta sección de Isaías se lee: “El Espíritu de Jehová El Señor está sobre mí, porque me ungió Jehová; me ha enviado a predicar buenas nuevas a los abatidos, a vendar a los quebrantados de corazón, a publicar libertad a los cautivos, y a los presos apertura de la cárcel; a proclamar el año de la buena voluntad de Jehová, … a consolar a todos los enlutados; a ordenar que a los afligidos de Sión se les dé gloria en lugar de ceniza, óleo de gozo en lugar de luto, manto de alegría en lugar del espíritu angustiado; y serán llamados árboles de justicia, plantío de Jehová, para gloria suya. Reedificarán las ruinas antiguas, y levantarán los asolamientos primeros, y restaurarán las ciudades arruinadas, los escombros de muchas generaciones”.




Extracto del folleto Ten Ánimo en Tu Pesar, autor: Dr. Oswald C.J. Hoffmann, producido por Lutheran Hour Ministries.





 

y recibe Artículos de tu interés en tu buzón de correo electrónico.

20 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page